• Welcome to our Parish

      Welcome to each of you my brothers and sisters to our beautiful, warm and fraternal parish of San Felipe Catholic Church. Our parish is anchored between two wonderful states, Utah and Nevada.

      San Felipe Catholic Church members is a community full of life, faith and hope. Our people posses a strong spirit of dedication and willingness to help. This is tight knit family hoping to expand.

      We celebrate and educate our christian catholic faith in a bilingual manner. Our parish is always open and welcomes new ideas that will benefit our christian community in the manner of our faith.

      May God bless you.

      Fr. Marco Lopez.

       
       
      Weekly Homily

      Una serpiente mordió a un muchacho y murió. El veneno le quitó la vida y sus apenados padres llevaron su cuerpo al sacerdote y lo colocaron delante de él, los tres sentados alrededor de su cuerpo lloraron durante largo rato. El padre se levantó, se inclinó sobre su hijo y con sus manos extendidas sobre los pies del niño, dijo: durante toda mi vida no he trabajado por mi familia como era ni deber. Y el veneno abandonó los pies del muchacho. La madre se levantó después y extendiendo sus manos sobre el corazón de su hijo, dijo: durante toda mi vida no he amado a mi familia como era mi deber. Y el veneno abandonó el corazón del muchacho. Finalmente se levantó el sacerdote y extendiendo sus manos sobre la cabeza del niño, pronunció estas palabras: durante toda mi vida no he creído en las palabras que he predicado. Y el veneno abandonó la cabeza del muchacho. El muchacho se levantó, los padres y el sacerdote se levantaron y hubo gran alegría en el pueblo aquel día. El veneno en este cuento es símbolo del pecado. Reconocer y llorar nuestro pecado es arrojar el veneno y recuperar la vida.
       
      Hoy preguntamos: ¿Acaso no hay ningún muerto entre nosotros? La muerte que produce el pecado es tan verdadera como la que certifican los médicos, por eso nosotros necesitamos acudir a la cita con el Señor de la vida: Jesucristo. Hoy en los hospitales los corazones son trasplantados y arreglados como si de un carro se tratara y hay personas que han vivido la experiencia de la muerte física, que han pisado el umbral de la muerte y han vuelto a la vida.  Life after the miracle, la vida después del milagro. Estas personas ya no ven ni viven la vida como antes, ahora saben distinguir entre lo importante y lo secundario, lo que vale y lo que no vale, lo que es bueno y lo que es veneno.
       
      Este domingo Jesús llora por Lázaro, pero llora también contigo, y extiende sus manos sobre tus pies, tu corazón y tu cabeza, y te quita el veneno del pecado. Y a usted le dice estas palabras: “Sal fuera del sepulcro de la rutina, la desesperación, tristeza,  miedo, violencia, soledad; sal fuera, Yo he venido para desatarte de tus ataduras de la muerte y del pecado. Yo he venido para que tengas vida en abundancia hoy, mañana y siempre. Sal fuera. Vive una vida de resucitado.
       
      Fr. Marco